CCOO de Cantabria denuncia que los trabajadores y trabajadoras de la región no cobran el 53% de las horas extra que realizan

    Cantabria podría generar al menos 1.915 empleos si se eliminaran esas horas adicionales que en la región ascienden a 76.569 horas semanales. Un informe del Gabinete Económico Confederal de CCOO muestra los efectos perversos de las reformas laborales de 2012, que han 'naturalizado' las horas extras como forma de explotación en muchas empresas.

    29/11/2018.
    Camarera trabajando en un negocio de hostelería

    Camarera trabajando en un negocio de hostelería

    CCOO de Cantabria ha denunciado que, según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del segundo trimestre de 2018, el 53% de las horas que realizan los trabajadores y trabajadoras cántabras no son retribuidas y ha señalado que con las horas extras que se realizan de más de manera semanal, 76.569, se podrían crear 1915 puestos de trabajo.

    Para Laura Lombilla, secretaria de Empleo y Acción Sindical de CCOO de Cantabria, “todas estas horas extras que se realizan reafirman aún más la precariedad laboral en la que estamos instalados con jornadas interminables para los trabajadores y trabajadoras que suponen pérdida de cotizaciones tan necesarias para el sostenimiento del sistema público. Además, es inadmisible que las empresas utilicen las horas extras para prolongar las jornadas a tiempo parcial sin retribución económica a cambio”.

    Del mismo modo, con este informe del Gabinete Económico Confederal de CCOO, se pone de manifiesto que “los empresarios no apuestan por la creación de empleo ya que esas horas extras que se realizan permitirían crear casi 2000 puestos de trabajo en nuestra región”, ha destacado.

    Por Comunidades Autónomas, Cantabria ocupa los primeros puestos de la tabla con un mayor porcentaje de horas extras no pagadas, el 53%, sólo superada por Ceuta y Melilla, País Vasco y Madrid.

    En Cantabria, las horas extras pagadas que se realizan semanalmente ascienden a 35.781 mientras que las realizadas por los empleados y empleadas sin ninguna retribución suman 40.788.

    “Para paliar esta situación es fundamentar que se lleve a cabo un control efectivo de los horarios de los trabajadores y trabajadoras para evitar esta forma de explotación camuflada en la prolongación de la jornada laboral habitual”, ha concluido Lombilla.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.