El Grupo Sadisa obliga a 100 trabajadores a reclamar en el juzgado la paga extra de diciembre de 2018

  • Los afectados, de las empresas Hormisa y Sadisa, sufren continuos retrasos en el pago de sus nóminas que sólo se les abonan cuando realizan la reclamación de salarios en el Orecla
  • Las secciones sindicales de CCOO en Hormisa y Sadisa han denunciado que se sienten maltratados por un grupo que ha convertido en una práctica habitual no pagar por el trabajo realizado

14/01/2019.
Grupo Empresarial Sadisa

Grupo Empresarial Sadisa

Los trabajadores de las empresas Hormisa y Sadisa, pertenecientes al Grupo Sadisa, ya no pueden más. Se sienten infravalorados, ninguneados y maltratados. Desde el pasado mes de julio y mensualmente están demandando el abono de sus salarios una vez vencido el periodo de pago y tras perder la confianza que tenían en la empresa, que ha estado actuando así durante mucho tiempo convirtiendo el impago de las nóminas en una práctica habitual.

Ahora, Hormisa y Sadisa han cruzado ya el umbral de lo tolerable. Esta misma mañana se ha producido en el Orecla un nuevo acto de conciliación sobre el abono de la paga extra de diciembre de 2018 como telón de fondo y donde el Grupo Sadisa ha dicho que no pagará al centenar de trabajadores, obligándolos a demandar esta cantidad en los juzgados.

“Durante demasiado tiempo se nos ha dado largas con sucesivas promesas de pago que han resultado ser engaños para ganar tiempo y que se han incumplido sistemáticamente. Hemos mostrado nuestra buena voluntad pero el director del grupo, Santiago Díaz, no nos respeta e incumple su palabra, rubricada en un documento firmado por él, de abonarnos lo que es nuestro, lo que nos pertenece por derecho, por hacer nuestro trabajo”, ha apuntado Bernardo Castillo, delegado de CCOO en Hormisa.

Las secciones sindicales de CCOO en una y otra empresa están hartos de una situación que se ha vuelto dramática según pasan los meses y que está haciendo mella en los trabajadores que no reciben su salario cuando les corresponde. Hasta ahora, el día antes o en las horas previas a la cita en el Orecla, tanto Hormisa como Sadisa abonaban las cantidades correspondientes para evitar que la demanda tenga efecto.

Unos retrasos insoportables para una plantilla que ve cómo no se les paga por su trabajo. De hecho, no ha sido hasta el pasado diciembre cuando por fin les han abonado las pagas extraordinarias de diciembre de 2017 y junio de 2018, que aún las tenían pendientes.

“Al principio, ingenuamente, decidimos no emprender ninguna acción, entendiendo que eran momentos difíciles. Pero ahora ya se está trabajando a buen ritmo y no estamos dispuestos a callar más. Nos discriminan hasta el punto de humillarnos porque el trato no es igual en otras empresas del grupo, que sí pagan escrupulosamente a su personal”, ha señalado José Ángel Fandiño, delegado de CCOO en Sadisa.

La Federación de Construcción y Servicios de CCOO en Cantabria apunta que es el caso de las empresas que trabajan con contratos vinculados al desempeño de servicios en administraciones o en otras empresas en donde se establece el pago puntual como requisito. Es el caso del contrato de basuras del Ayuntamiento de Santander o el de la cantera de Solvay, que también gestiona el Grupo Sadisa. “Saben que si no pagan a sus trabajadores pierden esos contratos y no les interesa. Los trabajadores de Hormisa y Sadisa somos los apestados y no vamos a consentirlo más”, ha sentenciado Bernardo Castillo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.