Comisiones Obreras de Cantabria

Comisiones Obreras de Cantabria
concentración 31 de mayo

viernes 5 de octubre de 2018

La brecha en el paro entre mujeres y hombres en Cantabria se dispara ocho puntos en la última década

  • Entre 2009 y 2018 las mujeres de Cantabria han pasado de ser el 48,46% de las personas registradas en paro a sumar el 56,36%.
  • Mientras las mujeres engrosan las listas de desempleo, sólo suponen el 46% de las personas afiliadas a la seguridad social.

Los datos del paro del mes de septiembre dejan al descubierto una realidad dramática: el rostro femenino del desempleo y la precariedad laboral en Cantabria. Las declaraciones políticas tras el pasado 8 de marzo, que movilizó a miles de personas en la región, no se traducen en políticas activas de igualdad y la realidad es que de las 34.432 personas registradas como desempleadas en Cantabria a finales de septiembre, 19.406 (el 56,36%) eran mujeres.

La brecha es inmensa y no ha dejado de crecer en la última década. En septiembre de 2009, las mujeres eran menos de la mitad de las personas desempleadas (48,46%) y en estos 10 años la brecha de género no ha dejado de crecer. Hoy hay un 7,9% más de mujeres paradas y la brecha ya es de 12,72 puntos. La situación es especialmente grave porque mientras el porcentaje de mujeres en desempleo no ha dejado de aumentar, la afiliación de mujeres a la seguridad social está estancada: si en septiembre de 2009 suponían el 44,96% del total de afiliaciones, en septiembre de 2018 no superan el 46%.

“Hay que concluir que las mujeres consiguen más trabajo en el sector más precario, el de servicios, y salen del mercado laboral a un ritmo superior al de los hombres. Cuando logran empleo es de peor calidad y peor retribuido ya que suelen tener jornadas de menos horas”, explica Rosa Mantecón, secretaria de Mujeres de CCOO de Cantabria.

De hecho, en estos años, la brecha salarial de género ha crecido a un ritmo aún mayor. Los últimos datos disponibles, los de la Encuesta de Estructura Salarial, indican que entre 2009 y 2016, sólo en siete años, la brecha salarial ha crecido 12,5 puntos. Es decir, si en 2009 una mujer debía ganar un 25,9% más de lo que percibía para equiparar su salario a los hombres, en 2016 necesitaba un 38,4% más. Mantecón denuncia que, “ahora que se habla tanto de recuperación económica, la verdad es que lo que haya de recuperación es sólo para los hombres”: desde 2009 a 2016 los hombres han visto crecer sus salarios en 2.277 euros anuales (un 9,9%), hasta situarse en una media de 25.210 euros, las mujeres sólo han visto subir su salario medio en 6 euros (un 0,003% más que en 2009) y están estancadas en 18.216 euros de salario anual medio”.

En ese mismo año, 2016, ya se encontraban las razones de esta situación discriminatoria para las mujeres. El 76,74% de todos los contratos indefinidos de carácter parcial eran para las mujeres, al igual que el 61,8% de los contratos temporales a tiempo parcial. “Menos horas, menos salario y una alta rotación, porque la mayoría de contratos hechos a mujeres se producen en la hostelería, el comercio y la industria manufacturera”, argumenta la secretaria de Mujeres de CCOO para quien “la región no tienen plan efectivo alguno para revertir esta situación que no sólo es estructural sino que va empeorando mes a mes”.

Mantecón cree que “el mercado laboral es un espejo de la sociedad que tenemos en la que la mujer vale menos y, por tanto, es maltratada. Este es un tipo de violencia de género, aunque no genere titulares ni provoque políticas públicas serias”.
 

La brecha en el paro entre mujeres y hombres en Cantabria se dispara ocho puntos en la última década

viernes 5 de octubre de 2018

Áreas temáticas relacionadas

Áreas - Política Social, Mujer e Inmigración - Actualidad