CCOO lamenta que Nestlé haya perdido la oportunidad de dignificar el empleo de una parte importante de la plantilla de La Penilla

  • Los representantes sindicales en la factoría valoran positivamente el acuerdo a nivel económico pero rechazan el trato que sufren los fijos discontinuos y el personal eventual
  • “Para CCOO era fundamental que el convenio normalizase la situación de los fijos discontinuos porque hay casos de personal que trabaja un mes y están en casa el resto del año”, han subrayado

01/04/2019.
Nestlé La Penilla

Nestlé La Penilla

Nadie duda de la bondad del convenio a nivel económico pero era fundamental aprovechar la firma del nuevo texto para mejorar la parte social. Los tres representantes sindicales de Comisiones Obreras (CCOO) en la planta de Nestlé en La Penilla lo han tenido claro y han dicho ‘no’ a un documento que obviaba una situación de precariedad en el empleo cada vez más latente en este centro de trabajo: el 20% de la plantilla cántabra está contratada como fija discontinua.

El nuevo convenio ya aprobado y que tendrá una vigencia de cinco años, del 1 de abril de 2018 al 31 de marzo de 2023, regula las condiciones laborales de unos 950 trabajadores y trabajadoras de la región, de los que entre 150 y 200 son fijos discontinuos.

Para los representantes sindicales de CCOO se ha perdido la oportunidad de dignificar el empleo de este personal que, en algunos casos, solo trabaja uno o dos meses al año y donde, además, la mayoría son mujeres. “Creíamos que esta era la ocasión perfecta para normalizar la situación de unos compañeros y compañeras cuyo empleo dista mucho de ser de calidad”, ha subrayado Juan Antonio Sáez Uranga, delegado de CCOO en Nestlé.

El convenio de Nestlé en los distintos centros de trabajo en España viene prácticamente marcado por la negociación de la planta central en Esplugas de Llobregat. De ahí, que desde CCOO se esperaba lo finalmente pactado, sin necesidad de mucha negociación, y el objetivo, para el sindicato, era añadir otras mejoras en la parte social del documento.

“No entendemos cómo no se ha vuelto a someter a votación el preacuerdo alcanzado, sobre todo tras el rechazo de una primera propuesta con un incremento salarial del 1,5% fijo más otro 0,5% en variables. En esa primera votación participaron alrededor de 500 trabajadores y trabajadoras, de los que el 80% votaron ‘no’ al acuerdo. Después, no ha habido más convocatorias y no han dado posibilidad a los trabajadores y trabajadoras de expresar su conformidad o no con la propuesta”, han remarcado desde CCOO.

El convenio definitivo no incluye reivindicaciones aprobadas por todas las secciones sindicales en el seno del Comité de Empresa, como la mejora del plus de nocturnidad, la percepción del plus que mejora la situación de baja por enfermedad o accidentes o la licencia para acompañar a familiares. Y lo que es peor aún, estos dos últimos puntos sí han sido recogidos en otros convenios de la empresa, como es el caso de la planta de Girona que, por sus características y funcionalidad, es la más parecida con la cántabra.

“Nos hemos visto solos. Hemos sido el único sindicato que ha tenido en cuenta la voluntad de los trabajadores y trabajadoras y parece que al único que le preocupa las condiciones laborales y el futuro que marcará a la fábrica. Tras años de pérdidas de poder adquisitivo mientras que la empresa aumentaba sus beneficios, no podemos pasar por alto la situación de aquellos que sufren más precariedad en este centro”, ha concluido Sáez Uranga.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.