CCOO de Industria prevé una situación preocupante en la industria cántabra en 2020 con menos actividad, menos pedidos y más ERES

  • Agustín Martín, secretario general de CCOO de Industria a nivel estatal: “La industria no puede ser un arma de confrontación electoral” sino que es vital “un pacto” que trascienda las legislaturas
  • El Consejo de la Federación de Industria del sindicato ha analizado la situación del sector y ha pedido al consejero Martín la creación conjunta de un mapa de riesgo que preavise de los futuros problemas
  • Comisiones Obreras apuesta por que España lidere el proceso de transformación energética e industrial

25/10/2019.
Consejo Regional de CCOO de Industria

Consejo Regional de CCOO de Industria

El Consejo de la Federación de Industria de Comisiones Obreras en Cantabria (CCOO) ha analizado hoy en un encuentro en Mogro la situación del sector industrial en el conjunto del país pero más concretamente de la región a partir del estudio pormenorizado de más de 40 empresas y las conclusiones no son nada optimistas.

En una cita en la que han participado los secretarios generales a nivel estatal y regional de CCOO de Industria, Agustín Martín y Daniel San Miguel, respectivamente, se ha dibujado un panorama nada alentador de cara a los próximos años con menos actividad industrial, unas previsiones de pedidos que no se están cumpliendo y más Expedientes de Regulación de Empleo y de Extinciones de Contratos (ERES).

En este sentido, San Miguel ha destacado que, tras el análisis realizado empresa a empresa, se prevé una situación preocupante, “tanto en el presente como en el futuro inmediato de muchas de ellas” que, lejos de mejorar, “parece que empeorarán en 2020 y se convertirán en un problema de empleo a medio y largo plazo”. Para el sindicato es obvio que se están agotando los días de flexibilidad de las plantillas, que ha desaparecido el personal eventual y que el próximo paso será el aumento de los ERES.

La Federación de Industria de CCOO ha manifestado su interés de trasladar al consejero de Industria de Cantabria, Francisco Martín, estas preocupaciones y le ha instado a “crear de inmediato un ámbito de trabajo tripartito (Gobierno, sindicatos y patronal), donde realizar un mapa de riesgo de la industria en Cantabria a corto y medio plazo, con el objetivo de anticiparnos a los problemas que seguro van a surgir”, ha explicado San Miguel.

La industria más allá del debate electoral

En el acto, que se enmarca dentro de la hoja de ruta de una campaña que se está realizando por todo el país, se ha insistido en la necesidad de abordar de manera inmediata el proceso de transformación que está viviendo la energía y la industria.

“Solo hace falta voluntad política de todos los partidos. La industria no puede ser un arma de confrontación electoral, tenemos que alcanzar un pacto que trascienda los mandatos electorales porque no se puede construir un país con proyectos de cuatro años de mandato de un gobierno”, ha señalado Agustín Martín.

Transformación industrial y energética

Para el responsable de Industria de CCOO a nivel estatal, se está avanzando mucho en otros países europeos en planes específicos que abordan la transición energética y la transformación industrial mientras que en España “no se pasa del diagnóstico y se nos está cayendo parte del tejido industrial antes de que podamos abordar estos procesos de transformación”, ha denunciado Martín, quien ha exigido que se derogue de manera inmediata la reforma laboral, “sobre todo en el ámbito de los despidos colectivos”.

El acto ha servido también para presentar un proyecto, que se trasladará al Gobierno de Cantabria, y que establece dos líneas de actuación. Por una parte, se trata de mantener la industria que ya tenemos, lo que obliga al gobierno a acompañar a las empresas en los procesos de transformación y a garantizar el tejido productivo y, por otro lado, que se aproveche esa transformación energética e industrial para que nuestro tejido industrial pueda ser punta de lanza de las oportunidades que puedan surgir.

Sobre este asunto, Daniel San Miguel ha añadido que los principales problemas son “la falta de una política energética, de innovación, de desarrollo tecnológico y digital definida”, que “nos condenan a seguir siendo dependientes de decisiones externas” y ha enumerado el Brexit, la guerra comercial entre Estados Unidos y China, la subasta energética, la incertidumbre del sector del automóvil, las escasas inversiones de las empresas y la falta de un gobierno estatal como factores que están influyendo en una situación que se torna preocupante en nuestro país pero sobre todo en nuestra región”.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.