La Federación de Servicios a la Ciudadanía de CCOO exige a todos los Ayuntamientos y mancomunidades que adopten un criterio común de servicios esenciales para evitar discriminaciones

  • El sindicato ha solicitado que las medidas sobre servicios mínimos, condiciones de trabajo presencial, teletrabajo, permisos retribuidos o medidas preventivas sean iguales en toda la región
  • La FSC-CCOO ha enviado por escrito la petición a la Federación de Municipios de Cantabria, a la Dirección General de Administración Local y a los partidos mayoritarios

26/03/2020.
Ayuntamiento de Cabezón de la Sal

Ayuntamiento de Cabezón de la Sal

La Federación de Servicios a la Ciudadanía de Comisiones Obreras en Cantabria (FSC-CCOO) ha exigido a todos los ayuntamientos y mancomunidades de la región a hacer un frente común para que en todos ellos se adopte un criterio único a la hora de establecer los servicios esenciales, los servicios mínimos, las condiciones del trabajo presencial y del teletrabajo, los permisos retribuidos, las medidas preventivas, etc. Se trata, han señalado, de evitar discriminaciones y situaciones de riesgo entre los y las trabajadoras municipales de la Comunidad Autónoma y garantizar a todos ellos los mismos derechos.

La FSC de CCOO ha enviado un escrito con esta petición a la Federación de Municipios de Cantabria, a la Dirección General de Administración Local del Gobierno de Cantabria y a los partidos políticos mayoritarios que gobiernan en los ayuntamientos (PRC, PP y PSOE) para pedirles que coordinen el ámbito de la Administración Local de Cantabria, que den pautas generales y recomendaciones para que las entidades locales fijen unos servicios mínimos imprescindibles, propongan planes de contingencia municipales y establezcan medidas comunes para mitigar las consecuencias de esta emergencia sanitaria provocada por el COVID-19 entre sus trabajadores y trabajadoras así como entre la población de dichos municipios.

El sindicato ha comprobado, tras analizar los diferentes decretos y resoluciones de Alcaldía que se han aprobado en varios municipios sobre la declaración de servicios mínimos y servicios esenciales, que no se están adoptando las mismas medidas en todas las administraciones locales.

De este modo, mientras en algunos municipios se ha decretado que el personal, y en especial el que hace labores de calle, siga realizando el trabajo presencial con normalidad, en otros se han decretado servicios mínimos y en otras corporaciones se ha suspendido el servicio en su totalidad. En algunos se facilita el teletrabajo, en otros no, y también hay diferencias respecto al personal que no tiene opción de teletrabajo y que se encuentra en sus casas, pues hay a quienes se les ha permitido el disfrute de permisos retribuidos y en otros se obliga a compensarlo con vacaciones o jornada.

Algunos ejemplos concretos

“No hay un consenso respecto a las medidas adoptadas, poniendo en riesgo la seguridad y salud de las personas trabajadoras y con ello la de sus familiares y vulnerando en otros casos derechos laborales obligando o coaccionando para que se disfruten vacaciones o días de asuntos propios haciendo diferencias entre unos trabajadores y otros”, ha señalado Ángela Sobrino, responsable de Administración Local de la FSC de CCOO en Cantabria.

En Cabezón de la Sal, por ejemplo, el personal que realiza trabajo de calle, es decir, limpiadoras, jardineros, barrenderos, etc., “está trabajando con total normalidad y si quieren quedarse en casa tiene que ser a costa de vacaciones o de excesos de horas”, ha criticado Sobrino, quien también ha destacado el caso de la Mancomunidad Costa Occidental, “donde el personal estable puede realizar teletrabajo pero al de Corporaciones Locales se le priva de esta opción”.

5.000 empleados públicos afectados

Para Javier Báscones, secretario general de la FSC de CCOO en Cantabria, “todas las personas trabajadoras tiene los mismos derechos y, más especialmente, cuando de lo que hablamos es de su seguridad y su salud. Entendemos además que una Administración Pública debería dar ejemplo, fomentando que su plantilla no acuda a su puesto de trabajo, garantizando, como no puede ser de otra manera, la percepción de su salario”.

“La Federación de Municipios de Cantabria está mirando hacia otro lado pero el Gobierno de Cantabria ya nos ha contestado al requerimiento y ha subrayado que lo único que pueden hacer es mandar, como ya han hecho, una recomendación a los ayuntamientos para que todos sigan el mismo modelo. No hay que olvidar que estamos hablando de 5.000 empleados públicos y que la propia Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) ya ha enviado circulares a todas las federaciones autonómicas dándoles unas instrucciones comunes a seguir”, ha concluido Báscones.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.