CCOO pide al Gobierno de Cantabria un paquete de medidas de apoyo complementario a trabajadores, familias y colectivos más vulnerables

  • El sindicato ha trasladado al Consejo del Diálogo Social una propuesta de “Plan Regional” para combatir la delicada situación de miles de cántabros con motivo de la crisis del COVID-19
  • Carlos Sánchez, secretario general de CCOO de Cantabria: “Es necesario y fundamental que el Ejecutivo regional tenga un plan propio, más allá de las medidas acordadas por el Gobierno central”

31/03/2020.
Carlos Sánchez, secretario general de CCOO de Cantabria

Carlos Sánchez, secretario general de CCOO de Cantabria

Comisiones Obreras de Cantabria (CCOO) ha presentado formalmente una propuesta de medidas extraordinarias a los miembros del Pleno de Consejo del Diálogo Social, tal y como había avanzado desde hace días, y de forma previa a la reunión celebrada por videoconferencia en el día de hoy. El documento propone la puesta en marcha de un Plan Regional de Medidas Extraordinarias para la protección a trabajadores y trabajadoras, de las familias y a las personas más vulnerables ante la crisis del COVID-19.

Un paquete de medidas propias de la Comunidad Autónoma, más allá de las puestas en marcha por el Gobierno de España, que exigirán reformular o hacer modificaciones en los actuales presupuestos de la Consejería de Trabajo, Empleo y Servicios Sociales del Ejecutivo cántabro.

“La situación provocada por la pandemia lo exige. Es necesario y fundamental que el Gobierno de Cantabria diseñe un plan propio, más allá de las medidas acordadas por el Gobierno central”, ha subrayado Carlos Sánchez, secretario general de CCOO de Cantabria.

A tal efecto, el sindicato ha solicitado la convocatoria urgente de la Comisión Permanente del Diálogo Social para abordar la negociación de las propuestas presentadas y concretar un acuerdo que ponga en marcha un Plan de respuestas a las necesidades de urgencia de la región.

El paquete que ha elaborado el sindicato contempla medidas de protección del empleo, como por ejemplo ayudas para la compensación económica destinada a las personas trabajadoras afectadas por Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTEs), ya sea por suspensión de contratos o por reducción de jornada, con un fondo de cinco millones de euros. Para CCOO, las personas beneficiarias de esta ayuda tienen que ser tanto las personas que se encontraban en activo como aquellas que tienen un contrato fijo discontinuo y han visto suspendido o aplazado el llamamiento a la actividad. Además, la propuesta recoge para el caso de los ERTES por causas técnicas, organizativas, económicas o de producción, la necesidad de que el periodo de consultas haya concluido con acuerdo entre las partes.

En el documento que CCOO de Cantabria ha presentado en la reunión del Diálogo Social se contempla también una ayuda para la mejora de la conciliación de la vida personal, familiar y laboral, dotada con un millón y medio de euros, de acceso a aquellas personas que ejerciten el derechos de reducción de jornada o excedencia para el cuidado de hijos, menores, mayores o personas dependientes a su cargo y cuyos ingresos anuales por unidad familiar no excedan en ningún caso de 35.000 euros.

“Son medidas para las personas trabajadoras y los colectivos más vulnerables. En este sentido, también creemos imprescindible que se dote de presupuesto una partida para proteger a los y las desempleadas a causa del COVID-19 que no perciben ningún tipo de prestación o subsidio de desempleo y que se ofrezcan ayudas para incentivar la contratación de personas trabajadoras que, por su edad, tienen mayores dificultades para el acceso al mercado de trabajo”, ha subrayado Sánchez.

En este sentido el sindicato ha propuesto otras dos líneas de medidas; una primera de ayudas a la protección de personas desempleadas que no perciben ningún tipo de ayuda, prestación o subsidio de desempleo, incluidas las personas trabajadoras del hogar, que se dotaría con 2 millones y medio de euros; y una última línea para incentivar la contratación de personas con mayores dificultades de acceso al mercado laboral, que contaría con un fondo de 1 millón de euros, y se materializaría en ayudas por contrato para autónomos, micropymes, pymes y empresas de hasta 250 trabajadores y trabajadoras, que garanticen contratos de un año de duración como mínimo, para personas despedidas o que provengan de empresas cerradas con motivo del COVID-19.

Con esto, el sindicato propone cuatro líneas de ayudas que componen una propuesta de protección para la protección del empleo ante el COVID-19 para la que estiman la necesidad de establecer un fondo 10 millones de euros, cuantía equivalente a la establecida para el denominado “cheque de resitencia” que ya ha puesto en marcha el Ejecutivo Regional para ayudar a sufragar los gastos fijos de autónomos y pymes de Cantabria.

“Son unas propuestas vitales para la recuperación de la economía ante esta pandemia y que deberían complementarse con otras ayudas destinadas a la inversión de la industria agroalimentaria, a proyectos de inversión para la modernización y digitalización de los establecimientos comerciales, a garantizar el abastecimiento de productos de primera necesidad, a implementar mejoras en materia de prevención de riesgos laborales, etc.” ha concluido el secretario general de CCOO de Cantabria.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.