CCOO reitera la necesidad de que Cantabria cuente con un plan regional para proteger a la clase trabajadora y a los colectivos más vulnerables

  • El sindicato señala que el COVID-19 ha traído una subida “exponencial pero previsible” del desempleo y fija la prioridad en mantener el empleo y en la figura de los ERTE como herramienta fundamental
  • Laura Lombilla: “El momento extraordinario que vivimos pone aún más en valor la necesidad de contar con unos servicios públicos de calidad y es vital reforzar las plantillas para poder llevar adelante la tramitación de los ERTE con solvencia y agilidad”

02/04/2020.
Oficina del Servicio de Empleo Público

Oficina del Servicio de Empleo Público

Comisiones Obreras de Cantabria (CCOO) ha lamentado el exponencial pero a la vez previsible incremento del desempleo en el mes de marzo, con 1.769 personas paradas más, un 4,5%, como consecuencia de la emergencia sanitaria desatada por la crisis del coronavirus.

El sindicato ha reiterado la necesidad de que la región cuente con un plan regional propio para combatir la situación y fijar la prioridad en la protección de la clase trabajadora y de los colectivos más vulnerables.

CCOO señala que uno de los principales objetivos debe ser, si pensamos en la recuperación posterior, el mantenimiento del empleo.

Para Laura Lombilla, secretaria de Empleo de CCOO de Cantabria, “sabíamos que la situación iba a ser extrema y que el crecimiento del desempleo este mes iba a ser exponencial pero no podemos olvidar que la situación de emergencia sanitaria que estamos viviendo con la crisis del COVID-19 también es excepcional y que la actividad económica de la región está prácticamente paralizada”.

Desde CCOO de Cantabria se ha subrayado que los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) y los permisos retribuidos recuperables constituyen la mejor alternativa posible a la destrucción del empleo y posibilita que los y las trabajadoras puedan incorporarse a sus puestos de trabajo cuando se pueda recuperar la actividad.

“Los ERTE están siendo una herramienta fundamental para que las empresas puedan después seguir adelante con su actividad y para que los trabajadores puedan mantener sus puestos de trabajo y cobrar mientras dure esta situación. No obstante, está quedando demostrado que no debemos resolver esta situación extraordinaria con las herramientas con las que contábamos hasta ahora. El momento que estamos viviendo pone aún más en valor la necesidad de contar con unos servicios públicos de calidad y se hace más necesario que nunca reforzar las plantillas para poder llevar adelante la tramitación de los ERTE con solvencia y agilidad ", ha indicado Lombilla.

El sindicato se ha mostrado confiado en que, gracias a las medidas que ya se han adoptado desde el Gobierno de España y donde las principales organizaciones sindicales han sido claves a la hora de proponer ideas, se ha podido paliar en cierto modo la destrucción de miles de empleos pero ha insistido en que no es suficiente con las resoluciones tomadas por el Ejecutivo central, sino que también el Gobierno de Cantabria tiene que tomar cartas en el asunto y elaborar un Plan Regional propio para reducir lo máximo posible las consecuencias sobre el empleo y la economía en general que se derivarán de la crisis del coronavirus.

En este sentido, CCOO de Cantabria ya ha presentado al Gobierno de Cantabria y en el marco del Diálogo Social una propuesta de medidas extraordinarias para la protección a trabajadores y trabajadoras, de las familias y a las personas más vulnerables ante la crisis del COVID-19 que exigirán reformular o hacer modificaciones en los actuales presupuestos de la Consejería de Trabajo, Empleo y Servicios Sociales del Ejecutivo cántabro.

El paquete que ha elaborado el sindicato contempla medidas de protección del empleo, como por ejemplo ayudas para la compensación económica destinada a las personas trabajadoras afectadas por Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), ya sea por suspensión de contratos o por reducción de jornada, con un fondo de cinco millones de euros o una ayuda para la mejora de la conciliación de la vida personal, familiar y laboral, dotada con un millón y medio de euros, entre otras.

El Sector Servicios se lleva la peor parte

Laura Lombilla ha destacado que el sector Servicios es el que se ha llevado la peor parte en la subida del paro en este mes de marzo. “El 70,71% del incremento del desempleo se produce en el sector Servicios, es decir, que del total de 1.769 desempleados, 1.251 se han inscrito en este sector donde se encuadran, entre otros, la hostelería y el comercio”.

Por último, CCOO ha destacado que el mayor aumento del desempleo se ha producido en las oficinas de empleo de Maliaño y Torrelavega, con 466 y 461 parados más y, por grupos de ocupación, la subida del paro se concentra entre los trabajadores de servicios, trabajadores de la industria manufacturera y ocupaciones elementales.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.