CCOO exige más control y calidad en la prevención de riesgos laborales y que la seguridad y la salud empiecen a ser consideradas prioritarias

  • Los casi 6.000 accidentes con 9 muertos de 2019 en Cantabria evidencian que, en muchos casos, no se cumple con la Ley de Prevención de Riesgos Laborales
  • Laura Lombilla: “Es imprescindible que se identifiquen y registren adecuadamente las enfermedades profesionales porque muchas veces se notifican como enfermedad común”

27/04/2020.
Lugar del accidente

Lugar del accidente

Comisiones Obreras de Cantabria (CCOO) ha reivindicado, con motivo de la celebración este 28 de abril del Día Internacional de la Seguridad y la Salud en el Trabajo, que se ponga en valor la Ley de Prevención de Riesgos Laborales para mejorar la salud, la protección y los derechos de los y las trabajadoras así como que se dé la importancia que merecen a todas las cuestiones que garantizan la seguridad y la salud de la clase trabajadora.

Laura Lombilla, responsable de Salud Laboral de CCOO de Cantabria, ha señalado que, “en los últimos años, la precariedad se ha impuesto en todas sus formas. Los efectos de la reforma laboral han sido devastadores y la seguridad y la salud de los trabajadores y trabajadoras se ha deteriorado de una forma manifiesta”.

Para el sindicato, los 5.952 accidentes con nueve muertos que se produjeron en 2019 y los 867 accidentes de trabajo producidos sólo en los dos primeros meses de 2020, con tres muertos, evidencian que, en muchos casos, no se está cumpliendo con la Ley de Prevención de Riesgos Laborales

“Tampoco olvidamos que muchas enfermedades de origen laboral no son declaradas ni como enfermedad profesional ni como accidente de trabajo, ya que se notifican como enfermedad común, con un importante coste económico para la Seguridad Social que debería asumirse por las mutuas”, ha añadido Lombilla, quién ha subrayado que resulta " imprescindible que se identifiquen y registren adecuadamente las enfermedades profesionales, y que los trabajadores y trabajadoras estén formados e informados sobre los riesgos y las consecuencias de la exposición a determinados factores de riesgo en su ámbito laboral”.

“Debemos aprender de nuestros errores y ya que esta situación de pandemia global ha puesto en evidencia la fragilidad de nuestro sistema preventivo, esperamos que sirva para que la prevención de riesgos mejore y para que las personas y su seguridad y salud en el trabajo sean de verdad lo más importante, por encima de intereses económicos y mercantiles”, ha apuntado la responsable de Salud Laboral de CCOO de Cantabria.

Para el sindicato, ya se partía de una situación mala y la crisis del COVID-19 ha hecho que casi se toque fondo. De hecho, desde CCOO se ha apuntado a diferentes elementos que así constatan este hecho, como los déficits a la hora de evaluar y proponer medidas de los servicios de prevención, que la salud pública y la salud en el trabajo no se han abordado como una misma cuestión o la falta de compromiso del empresariado para implantar medidas de protección en los puestos de trabajo. En este sentido, Lombilla ha recordado que “desde CCOO hemos tenido que denunciar a multitud de empresas por negarse a cumplir los protocolos sanitarios y preventivos y por no facilitar los equipos de protección a las trabajadoras y trabajadores”.

Algunos servicios de prevención han planteado incluso ERTE cuando su trabajo es más necesario que nunca en esta situación excepcional, ha apuntado el sindicato, que también ha recordado que las obligaciones de los servicios de prevención no son sólo con la empresa sino que también han de asesorar a las personas trabajadoras.

Proteger de forma adecuada a los trabajadores, especialmente a los trabajadores y trabajadoras de los servicios esenciales y teletrabajar en correctas condiciones son este año, en plena crisis del COVID-19, más necesarios que nunca en el Día Internacional de la Seguridad y Salud en el Trabajo.

Ante la progresiva vuelta al trabajo y la normalización del mundo laboral, "lo deseable sería que se hicieran test a todas las personas trabajadoras, pero somos conscientes de las dificultades de abastecimiento, por lo que entendemos que la prioridad sería hacer test a todo el personal que se ha mantenido trabajando durante todo el estado de alarma, y que han estado más expuestos que el resto de trabajadores: cuidadores de residencias de mayores y discapacidad–, sanitarios, y el resto de actividades esenciales", ha indicado Lombilla.

Mientras tanto, CCOO seguirá exigiendo que se cumpla la Ley de Prevención de Riesgos Laborales y que se invierta en políticas preventivas para evitar que se produzcan accidentes o enfermedades profesionales, y también para que mientras dure esta situación, y también en el futuro cuando se haya superado, se den las condiciones adecuadas para que los centros de trabajo sean seguros y saludables para sus trabajadores y trabajadoras.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.