Igualdad es salud: Derechos sexuales y reproductivos

    Comisiones Obreras quiere resaltar la importancia de garantizar a todas las mujeres el libre ejercicio de sus derechos sexuales y reproductivos. En tiempos de COVID-19, la protección de estos derechos no puede quedar en cuarentena y su financiación debe seguir siendo una prioridad para evitar un aumento de abortos inseguros y embarazos no deseados, la extensión de enfermedades de transmisión sexual o el incremento de la mortalidad materna y perinatal.

    22/05/2020.
    28M Día Internacional de Acción por la salud de las mujeres

    28M Día Internacional de Acción por la salud de las mujeres

    ESTE LLAMAMIENTO se hace aún más acuciante ante el auge de los discursos retrógrados y el ataque de la ultraderecha en todo el mundo, también en nuestro entorno cercano, agravados por la crisis de la COVID-19, que pone en riesgo de enfermedad y muerte a mujeres y niñas. En Europa, países como Hungría y Polonia han aprovechado el estado de emergencia para recortar derechos de las mujeres. Además, en muchos Gobiernos de la región faltan medidas para garantizar el acceso sin riesgos a servicios, material o información esencial sobre salud sexual y reproductiva.

    En España, la Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción del Embarazo (ACAI), recordó en un comunicado el pasado mes de abril que las plantillas de los centros acreditados siguen trabajando siguiendo todas las recomendaciones y protocolos de seguridad establecidos por el Ministerio de Sanidad: utilizan equipos de protección individual, se están espaciando las citas para reducir la presencia simultánea en los mismos espacios y se reduce la presencia de acompañantes. No obstante, han observado en una ligera disminución en la asistencia a las clínicas que se encuentran en la Comunidad de Madrid, entre un 15 y un 20%, que puede ser debida al desconocimiento de que siguen en funcionamiento o a dificultades familiares por la situación de confinamiento que merma la intimidad de las mujeres.

    Por otra parte, desde CCOO señalamos que las medidas de prevención derivadas de la situación de pandemia no pueden repercutir en una deshumanización de la atención a las mujeres embarazadas y en el momento del parto. En este sentido, reclamamos el derecho de las mujeres a estar acompañadas en el paritorio por la persona de su elección, tal y como establece la ley de autonomía del paciente y la Estrategia de Atención al Parto Normal en el Sistema Nacional de Salud del Ministerio de Sanidad. También instamos a evitar intervenciones y separaciones injustificadas, y cualquier otra forma de violencia obstétrica.

    Para CCOO es responsabilidad de los Gobiernos garantizar el acceso a los servicios sobre salud sexual y reproductiva, muy especialmente durante la pandemia, para evitar un incremento del riesgo de enfermedad y muerte en las mujeres y niñas. La COVID-19 no puede ser la excusa para retroceder en derechos fundamentales que tienen además un innegable impacto en la salud, ni por supuesto para obstaculizar su ejercicio.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.