CCOO denuncia que los ayuntamientos cántabros no cuentan con protocolos de reincorporación del personal que garanticen su seguridad

  • La Federación de Servicios a la Ciudadanía ha lamentado que los responsables políticos actúen a su antojo sin criterios que garanticen la eficiencia y eficacia en la prestación de los servicios
  • Los Consistorios de Noja, Cartes, Medio Cudeyo, Astillero y Torrelavega son ejemplos claros de mala praxis

25/05/2020.
Ayuntamiento de Torrelavega

Ayuntamiento de Torrelavega

La Federación de Servicios a la Ciudadanía (FSC) de Comisiones Obreras en Cantabria (CCOO) ha denunciado que, ahora que la región ha iniciado la fase 2 de la desescalada tras la situación ocasionada por el COVID-19, son muchos los Ayuntamientos que no han informado ni negociado con la representación legal de los trabajadores y trabajadoras el proceso de reincorporación del personal a sus puestos de trabajo o, lo que es peor, el regreso de las plantillas a sus trabajos se ha realizado sin ningún protocolo de actuación que garantice su seguridad.

Aunque son los sindicatos y los representantes del personal quienes mejor conocen los distintos puestos de trabajo, desde que comenzó la crisis sanitaria se ha venido observando cómo muchos responsables políticos de los consistorios cántabros han actuado a su antojo sin la pertinente y obligatoria negociación con criterios objetivos y no discriminatorios que garanticen la eficiencia y eficacia en la prestación de los servicios.

En este sentido, desde la federación se ha puesto como ejemplo el Ayuntamiento de Noja, que ha abierto hoy sus puertas sin que los y las trabajadoras conozcan las medidas de prevención y seguridad que se van a adoptar. “No se ha llevado a cabo ningún protocolo ni plan de contingencia. La corporación ha mantenido una única reunión con la representación de los trabajadores pero no les ha ofrecido ningún documento con el protocolo a seguir y desde CCOO entendemos que si hablamos de la salud de las personas las improvisaciones no sirven para nada”, ha manifestado Ángela Sobrino, responsables de Administración Local de la FSC.

Y es que desde el sindicato se ha recordado que los Ayuntamientos y las empresas municipales tienen la obligación de convocar a los comités de seguridad y salud laboral para negociar y acordar los protocolos de reincorporación, tal y como reconoce la Constitución y la Ley de Prevención de Riesgos Laborales. Sin embargo, esto no sucede en muchas ocasiones y provoca decisiones y criterios unilaterales de estas corporaciones en aspectos que podrían consensuarse.

Es el caso de Ayuntamientos como el de Cartes y el de Medio Cudeyo, que directamente han comunicado al personal su incorporación presencial sin ningún tipo de negociación ni información a la representación ni a los propios empleados y empleadas de las medidas a adoptar para la protección de la seguridad y la salud frente al riesgo del COVID-19.

“Nos enteramos en muchas ocasiones de las medidas de reincorporación por decretos de Alcaldía y por la prensa local. Queremos manifestar que la legislación emanada en el transcurso de la crisis sanitaria no solo deja intactos estos derechos de representación y negociación, sino que en muchos casos nuestra intervención es la única herramienta que tienen las personas trabajadoras para no poner en peligro su salud”, ha subrayado Sobrino.

En este sentido, ha puesto el ejemplo del Ayuntamiento de Astillero donde simplemente se ha cubierto expediente porque, aunque ha habido reuniones con la representación sindical, finalmente no se ha recogido ninguna de las reivindicaciones o peticiones expuestas. Así, Sobrino ha recordado que se tomó la determinación de incorporar a todo el personal de manera presencial sin respetar la obligación de priorizar el teletrabajo y que tampoco se ha dado solución al personal en situación de riesgo o a aquellos con problemas de conciliación como consecuencia del cierre de los centros de atención educativa.

Desde CCOO han considerado que esta forma de actuar es discriminatoria y que vulnera los derechos de las y los representantes de las personas trabajadoras en las Mesas Generales de Negociación, y los comités de salud laboral y han exigido ser parte activa en las decisiones que afectan al personal para poder así defender sus derechos.

Por su parte, el Ayuntamiento de Torrelavega ha reunido al Comité de Seguridad y Salud pero con el único fin de decir lo que han hecho “porque no han movido una sola coma de su protocolo de actuación”, ha resaltado Ángela Sobrino, quién ha añadido que además ese protocolo es “papel mojado” porque no se está haciendo efectivo, ya que, por ejemplo, el personal de los servicios declarados esenciales siguen desde el 13 de marzo que comenzó el Estado de Alarma sin ser evaluados por el Servicio de Prevención de Riesgos Laborales y ni siquiera se ha actuado con los empleados y empleadas de mayor riesgo.

Además, en el Ayuntamiento de Torrelavega no se está reforzando la limpieza de los lugares y de los equipos de trabajo, tal y como es exigible y disponen las instrucciones del Ministerio desde el 13 de marzo y tampoco se está analizando la necesidad médica o socio-sanitaria de las empleadas especialmente sensibles o con obligaciones familiares para no priorizar su incorporación.

De este modo, CCOO ha reclamado el derecho que tienen los trabajadores y trabajadoras, a través de sus representantes, de que se defiendan sus condiciones laborales y de salud y han pedido al conjunto de las autoridades locales que reconduzcan su actitud en el respeto al principio de negociación, ya que las decisiones tomadas unilateralmente por los entes locales al margen de la representación legal de los trabajadores crean incertidumbre, desconfianza e inseguridad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.