Reducción de un 30% la plantilla de vigilantes de seguridad de Adif en Cantabria durante el Estado de Alarma

    CCOO de Construcción y Servicios de Cantabria pide a la Delegación de Gobierno en Cantabria y a la Unidad de Seguridad Privada de la Policía Nacional que actúen para evitar la incomprensible decisión de ADIF

    02/06/2020.
    Tren de Renfe

    Tren de Renfe

    El Gobierno de España, tras recordar a través de los medios de comunicación día sí día también que durante el Estado de Alarma como consecuencia del COVID-19 no se podía despedir a ningún trabajador, se salta su propia norma, impuesta al resto de empresas, con el silencio del Gobierno de Cantabria, ya que a partir de este mes de junio el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) en Cantabria, empresa dependiente del ministerio de Fomento y responsable de la gestión de los servicios de seguridad privada en las instalaciones ferroviarias del territorio cántabro, ha decido que se despida a cinco trabajadores para ahorrar costes y reducir las horas de vigilancia en estaciones como la de Santander o el control de las propias vías a lo largo y ancho de la comunidad autónoma.

    Desde CCOO de Construcción y Servicios de Cantabria no se entiende cómo es posible que en pleno Estado de Alarma el Ministerio de Fomento quiera reducir la contratación de un servicio esencial que ha sido fijado por el propio Gobierno de España y que tanto puede afectar a la seguridad de los pasajeros y ciudadanos de Cantabria.

    Además, gracias a la complacencia institucional de Cantabria para con el gobierno estatal, la comunidad autónoma de Cantabria una vez más sale muy perjudicada con respecto a nuestras comunidades vecinas, dado que esta reducción se practica en varias provincias, pero Cantabria se lleva porcentualmente la mayor de todas ellas.

    Desde CCOO de Construcción y Servicios de Cantabria han valorado como "una mala decisión que se aplique una reducción del personal de seguridad cuando en estos momentos se hace más necesaria que nunca su presencia tanto en las estaciones, como en apeaderos y trenes, ya que este personal es el máximo responsable, dentro de las infraestructuras de ADIF, de que se cumpla con las obligaciones y las medidas de protección frente al COVID-19 fijadas en el transporte público por el propio gobierno central".

    Esta reducción supone literalmente que durante el día no exista personal de seguridad privada en las estaciones y trenes de la comunidad dependientes de ADIF.

    Por todo ello desde CCOO de Construcción y Servicios de Cantabria han solicitado a la Delegación de Gobierno en Cantabria y a la propia Unidad de Seguridad Privada de la Policía Nacional, que tienen competencias para impedir que se lleve a cabo esta reducción, que actúen de inmediato para evitar esta incomprensible decisión de ADIF, que va a afectar gravemente a la seguridad de los cántabros a la hora de utilizar un servicio esencial como es el transporte público de Cantabria.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.