CCOO recuerda que la emergencia climática sigue siendo un desafío sobre el que hay que actuar de forma urgente

  • El sindicato ha reclamado al Gobierno de Cantabria una apuesta decidida para paliar los nefastos efectos del cambio climático, que cuente con la implicación y la coordinación de todas las consejerías y de los agentes sociales
  • La crisis de la COVID-19 ha puesto en evidencia que la paralización de la actividad ha tenido unos efectos directos en el medio ambiente

04/06/2020.
Día Mundial del Medio Ambiente

Día Mundial del Medio Ambiente

Comisiones Obreras de Cantabria (CCOO), con motivo de la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente este 5 de junio, ha querido alzar la voz para recordar que la crisis del coronavirus no es el único reto al que nos enfrentamos y que la emergencia climática, reconocida ya por muchas instituciones y estados, sigue siendo una realidad que no podemos ignorar.

El cambio climático está aquí, por mucho que ciertos sectores económicos y políticos se empeñen en no reconocerlo. Para CCOO de Cantabria, si algo ha quedado claro durante la crisis de la COVID-19, es que la paralización de la actividad ha tenido unos efectos directos en el medio ambiente.

Por eso, a las puertas de la celebración de un nuevo Día Mundial del Medio Ambiente, el sindicato ha reclamado una apuesta decidida del Gobierno de Cantabria, que cuente con la implicación y coordinación de todas las Consejerías, y donde también formen parte los agentes sociales para buscar caminos y soluciones para aminorar y paliar la marcha del cambio climático.

“Hay que fijarse en los datos porque las emisiones diarias de CO2 han sufrido una enorme caída respecto al año pasado. Tanto que las emisiones diarias disminuyeron un 17% a nivel mundial durante el pico del confinamiento, el 7 de abril, en comparación con los niveles medios diarios en 2019”, ha señalado Laura Lombilla, secretaria de Medio Ambiente de CCOO de Cantabria, quien ha añadido que “el dato es claro: se han dejado de emitir 17 millones de toneladas de dióxido de carbono, reduciendo, de esta manera los observados por última vez en 2006”.

En España, la caída máxima de las emisiones fue del 31,9%, mientras que en el conjunto de la Unión Europea el descenso fue del 27%. Sin embargo, es poco probable que esta situación dure mucho tiempo si no se actúa, cuanto antes de manera decisiva frente a la emergencia climática para impedir los impactos ambientales y sociales en el futuro.

En este sentido, CCOO junto con otras organizaciones ha firmado un manifiesto en el que se proponen medidas económicas, ambientales y sociales en la que se desarrollan una serie de oportunidades con el objetivo de poner en marcha cambios estructurales mediante la aplicación de estímulos económicos alineados con las vías de bajas emisiones de carbono.

Por último, “en CCOO apostamos por un nuevo modelo energético en el que las energías renovables sean el factor clave para combatir los efectos del cambio climático, generando puestos de trabajo asociados a una la transición renovable”, ha concluido Lombilla.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.