Los accidentes en el trabajo siguen aumentando como consecuencia de la precariedad laboral

  • La memoria anual del ICASST sobre siniestralidad laboral en 2019 muestra un aumento de los accidentes de trabajo en Cantabria
  • Laura Lombilla: “Estos datos se producen como consecuencia de las malas condiciones de trabajo, de la relajación de las medidas de seguridad y, también, de su incumplimiento”

05/08/2020.
Siniestralidad laboral.

Siniestralidad laboral.

Comisiones Obreras de Cantabria ha valorado hoy la Memoria Anual de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales en Cantabria de 2019, publicada por el Instituto Cántabro de Seguridad y Salud en el Trabajo (ICAST) y considera que “pone de manifiesto la relación directa que se produce entre el incremento de accidentes y la precariedad e inseguridad laboral que acusa nuestro mercado de trabajo”. Así lo señala Laura Lombilla, secretaria de Salud Laboral de Comisiones Obreras de Cantabria, tras analizar los datos esgrimidos en el informe.

La memoria muestra que en 2019 se registraron 5.961 accidentes de trabajo con baja, un 7% más que en 2018, y un 16,18% más respecto a 2015 (cuando hubo 4.996 accidentes). Aunque han disminuido los accidentes graves en un 14,7%, los leves siguen disparándose (7,1%) y los accidentes mortales son los mismos que el año anterior, nueve, una cifra “verdaderamente preocupante”.

El 89% de los accidentes con baja se producen en el centro de trabajo habitual y el 80% ocurren entre las ocho de la mañana y las seis de la tarde. Además, son las mujeres quienes tienen mayor siniestralidad en el centro de trabajo: un 92% de los accidentes con baja en jornada de trabajo que sufren las mujeres se producen dentro de su centro habitual.

El índice de incidencia más elevado se aprecia entre las personas trabajadoras más jóvenes, y el mayor número de accidentes lo sufren quienes tienen entre 55 y 64 años.

En lo que se refiere al tipo de contrato y a la antigüedad de las personas trabajadoras accidentadas, resulta significativo que la mayor incidencia de accidentes se produzca en trabajadores que contaban con contrato temporal y una antigüedad en la empresa de uno a tres meses.

Así lo reflejan los datos que se extraen de la memoria: se produjeron 3.310 accidentes de personas con contrato temporal a tiempo completo por cada 100.000 trabajadores, frente a los 3.295 accidentes por cada 100.000 que tuvieron las personas con contrato indefinido. Además, hubo 5.644 accidentes por cada 100.000 trabajadores que llevan de 1 a 3 meses trabajando.

Para Lombilla, estos datos “son una triste muestra de la precariedad instalada en nuestro mercado de trabajo, y se producen como consecuencia de las malas condiciones de trabajo, de la relajación de las medidas de seguridad y, también, de su incumplimiento”.

El informe incluye los datos de los accidentes de trabajo sin baja, que recogen, también, resultados negativos. Continúan creciendo los accidentes de trabajo sin baja y en 2019 se produjeron 177 más que el año anterior y 1.207 más que en 2016.

“Para muchos trabajadores y trabajadoras es muy difícil que esta tendencia al alza cambie ya que sigue existiendo miedo a la situación de baja laboral, miedo a perder el puesto de trabajo y miedo a las posibles represalias que todavía se sufren” advierte Lombilla.

El sindicato muestra también su preocupación por la “clara infradeclaración” que se produce en el caso de las enfermedades profesionales, con sólo 451 partes comunicados. De esta cifra, además, 251 correspondieron a trabajadoras.

Las mujeres se ven más afectadas también por los accidentes in itinere. Los datos revelan que un 57,53% de estos accidentes los sufren las trabajadoras y, además, un 93,55% de ellos son sufridos por mujeres trabajadoras del sector servicios. Además, hay que destacar que este sector es en el que se producen la mayoría de accidentes en el trayecto al trabajo, con un 81,81% del total.

“Para CCOO, estos datos evidencian que la precariedad laboral en Cantabria afecta especialmente a las trabajadoras y los accidentes se producen mayoritariamente en el sector servicios por ser este muy feminizado, ya que es donde están contratadas la mayoría de las mujeres”, indica la secretaria de Salud Laboral.

Por todo ello, debemos insistir en la necesidad de potenciar las actuaciones en materia de prevención de riesgos laborales dotando de más medios a la Inspección de Trabajo, para así fomentar la actividad inspectora en los centros de trabajo y comprobar el cumplimiento de la normativa en seguridad y salud laboral, dado que un gran número de empresas no realiza una efectiva integración de la prevención.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.