Comisiones Obreras de Cantabria | 22 abril 2024.

servicios a la ciudadanía

Más del 40% de la plantilla de Cantabria respalda la segunda jornada de huelga ante el bloqueo en la Inspección de Trabajo y Seguridad Social

  • El conflicto continúa porque no ha sido posible concretar ningún avance para el cumplimiento del acuerdo firmado en 2021 sobre el refuerzo del organismo

25/01/2023.
Concentración de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social el 23 de enero.

Concentración de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social el 23 de enero.

El conflicto en la Inspección de Trabajo y Seguridad Social (ITSS) continúa y alcanza su segunda jornada de huelga, que en Cantabria respalda el 43% de la plantilla –formada por 44 personas- ante la actitud de las direcciones políticas del Ministerio de Trabajo y Economía Social y del Ministerio de Hacienda y Función Pública, que mantienen su actitud de bloqueo al refuerzo del organismo.

No ha sido posible concretar ningún avance a pesar de la disposición de todas las organizaciones convocantes -CCOO, UGT, CIG, CSIF, SITSS, SISLASS, UPIT y USESS-, ya que no ha existido ningún gesto por parte del Gobierno que permita suponer su compromiso con el acuerdo firmado en julio de 2021 y su voluntad de cumplirlo.

Este miércoles, de nuevo, la plantilla de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social se ve en la obligación de dar un paso a modo de aldabonazo en la puerta de quienes están impidiendo que las medidas correctoras se sustancien y los más de 3.000 efectivos de la institución en todo el territorio están llamados a participar y exigir que el acuerdo firmado se cumpla en su totalidad.

Las carencias son numerosas, como una patente escasez de plantilla, estructura sin desarrollar que pone en cuestión una correcta organización y coordinación, un inexistente reconocimiento del esfuerzo de quienes trabajan en la Inspección, la nula posibilidad de carrera profesional, sin horizonte de mejora y con los niveles retributivos más bajos de toda la Administración en algunos apartados.

Más del 20% del presupuesto del año 2022 se ha quedado sin ejecutar y la mejora introducida presupuestariamente en dicho ejercicio se ha ido por el desagüe a pesar de que la misma tenía holgura suficiente para dar respuesta a todas las soluciones necesarias.