Comisiones Obreras de Cantabria | 22 abril 2024.

INDUSTRIA

CCOO y UGT sobre ASPLA: La única vía era el acuerdo

    Los dos sindicatos han señalado que, tras las asambleas que tuvieron con afiliados y trabajadores en general, y tras 50 días de movilización en un tren cuesta abajo y sin frenos, optaron por la única alternativa posible, que también firmó el SUC, frente a la inoperancia del sindicato con más representación que se había rendido, optando por un arbitraje con el objetivo de echar balones fuera y que fueran otros quienes adoptasen la responsabilidad de resolver el conflicto

    21/03/2023.
    Rosa Mantecón y César Conde con los delegados de CCOO en Aspla en una de las portillas

    Rosa Mantecón y César Conde con los delegados de CCOO en Aspla en una de las portillas

    Las federaciones de Industria de Comisiones Obreras (CCOO) y de la Unión General de Trabajadores (UGT) en Cantabria han apelado a la responsabilidad y al compromiso con la plantilla de ASPLA para cerrar el preacuerdo del convenio de la empresa tras 50 días de huelga. Un preacuerdo que también firmó el Sindicato Unitario de Cantabria (SUC) tras su respectiva asamblea de afiliados y trabajadores, consiguiendo así la mayoría necesaria en el comité de huelga, y en un fin de semana en el que se han precipitado los acontecimientos de un conflicto que no estaba encallado, sino que ya estaba muerto.

    Para UGT y CCOO era la única solución posible tras una huelga que se ha alargado demasiado en el tiempo y en la que los propios trabajadores y trabajadoras ya les estaban exigiendo el fin del conflicto. De hecho, han asegurado que unas 40 personas ya les habían manifestado que el lunes 20 iban a volver a trabajar aunque continuara la huelga porque no se veía ningún avance y lo único que se estaba haciendo era perder el tiempo.

    Cerrar un preacuerdo para el convenio era la mejor salida posible porque lo que no es de recibo es que quién ha liderado la negociación por tener más representación (SITA-USO) siga intentando llevar al personal a una propuesta de arbitraje que no iba a ninguna parte porque para que pueda hacerse el arbitraje son las dos partes las que tienen que aceptar y la empresa ya había dicho en dos ocasiones, la primera días antes de este fin de semana, que ellos no querían arbitraje; si no querían un arbitraje normal, se entiende que tampoco querrían el de SITA-USO, que es la carta a los Reyes Magos.

    “Los y las trabajadoras han dado un cheque en blanco al Comité de Huelga y SITA-USO que, insistimos en que lideraba la negociación por tener mayor representación, lo único que ha hecho ha sido dilatar los días y demostrar su inoperancia y su falta de experiencia porque no se daba ningún paso en firme, no había avances por su cerrazón y su nula voluntad negociadora en este caso”, han expresado las dos organizaciones sindicales.

    Para CCOO y UGT, “lo importante para nosotros era mantener la unidad de acción porque eso es lo que nos da fuerza pero SITA-USO no ha dudado en romperla en cuanto ha tenido una postura diferente a la del resto”.

    Las federaciones de industria de UGT y CCOO han subrayado que “nos hemos tomado muy en serio esta huelga y después de 50 días no podíamos dejar tirada a la gente, ni dejar que siguieran en huelga indefinida si no se estaban produciendo avances. SITA-USO lleva ya varios días pidiendo propuestas mediadoras en el ORECLA, de hecho, su asesor, lo pidió el miércoles 15 de marzo pero el organismo lo rechazó porque ya había presentado una que el Comité denegó”.

    “Es intolerable que quieran escurrir el bulto pidiendo un arbitraje que la empresa ya había rechazado y que volvió a rechazar. Quizás se peca por la falta de experiencia pero un arbitraje debe aceptarse por las dos partes: empresa y plantilla”, han señalado.

    CCOO y UGT han considerado que SITA-USO no sabía cómo llegar al final del conflicto y vio en un arbitraje imposible la única manera de salir del atolladero, sin tener en cuenta que en un arbitraje, que no existe en la historia reciente de Cantabria y menos para temas de convenio, vamos a salir perdiendo los y las trabajadoras porque tienes que aceptar lo que nos imponen, sin capacidad de negociar.

    “En la portilla ya se estaba viendo que todo estaba perdido y la gente iba a entrar a trabajar el lunes. Nosotros, por responsabilidad y compromiso, insistimos, teníamos que amarrar el convenio y SUC también se acabó adhiriendo porque era la única solución y que esas personas entraran a trabajar con un preacuerdo firmado. Era la única manera de arreglar en un solo día el desaguisado montado”, han subrayado.

    Es muy bonito conseguir afiliados pero la gente quiere un convenio

    Para UGT y CCOO, “no hay mejor sitio para afiliar a la gente y vender una caja de resistencia que una portilla pero la gente lo que necesitaba es un convenio para seguir trabajando y no vivir permanentemente de huelga. Nosotros tenemos muy claro que lo que hay que hacer es negociar e ir avanzando pero de eso no se ha hecho nada. El sindicato con más representación, eludiendo su responsabilidad, se ha dedicado a vender humo y a decir al personal que podíamos llegar al 100 por 100. Nosotros hemos mantenido hasta el final la unidad de acción porque es lo que nos da fuerza pero siempre con muchas discrepancias porque no nos han permitido trabajar, que es lo que a nosotros nos gusta hacer, para desbloquear la negociación”.

    Además, han lamentado que SITA-USO incluso quería que, en caso de que hubiera arbitraje, la gente no entrara a trabajar, cuando si ya lo has aceptado no hay marcha atrás posible y la huelga no tiene ningún sentido. “Este caso es un claro manual de cómo no se deben hacer las cosas”, han sentenciado.