Comisiones Obreras de Cantabria | 28 febrero 2024.

SERVICIOS A LA CIUDADANÍA

El personal de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social reanuda las movilizaciones para exigir la RPT acordada en 2021

  • Los sindicatos inician un calendario de 24 días de paros parciales al que sucederá una huelga desde el 26 de junio si no hay avances en la negociación

09/05/2023.
Concentración en el INSS

Concentración en el INSS

El personal de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social ha iniciado hoy una segunda fase de movilizaciones, tras las tres huelgas convocadas hasta ahora desde el pasado mes de diciembre, para exigir el cumplimiento del acuerdo de la nueva Relación de Puestos de Trabajo (RPT) acordada en 2021.

Según las previsiones sindicales, a lo largo del mes de mayo y de junio se han convocado 15 días de paros parciales de media hora, tres de una hora y otros tres de dos horas que precederían a una huelga general desde el 26 de junio "si como hasta ahora no hay avances en la negociación y se cumple con lo ya firmado".

"Es un acuerdo para adecuar una RPT de hace muchos años a nuestros tiempos que no tienen ninguna intención de cumplir, lo firmaron y ahí lo dejaron y ni siquiera se sientan a negociar", señaló Yasmina Flores, coordinadora de CCOO en la AGE en Cantabria.

Como precisó Luis Álvarez, representante de UGT y presidente del comité de empresa de la Administración General del Estado (AGE) en Cantabria, "lo que reclamamos es un acuerdo que se firmó con el Ministerio ya en 2021 y que mejoraba la RPT a los colectivos de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social".

Como precisaron los dos sindicalistas, el cumplimiento del acuerdo de la RPT implicaría, entre otras mejoras, "el reconocimiento al trabajo que está haciendo la plantilla desde hace muchos años porque los complementos que perciben por ello no se ajustan a la realidad" y el refuerzo de una plantilla escasa de personal.

"Hace falta más plantilla porque hay un 17% de plazas vacantes y ni siquiera con el cumplimiento pleno del acuerdo de la RPT se solucionaría del todo la falta de efectivos", precisó Álvarez.

Flores matizó en este sentido que "no se cubren los puestos de toda la gente que se está jubilando desde hace años, por lo que a la falta de personal se une una plantilla con una media de edad muy alta".