Comisiones Obreras de Cantabria | 28 febrero 2024.

SANIDAD Y SECTORES SOCIOSANITARIOS

CCOO luchará para conseguir la equiparación salarial en dependencia al entender que es un servicio público prestado por entidades privadas

  • La Federación de Sanidad ha apuntado que un gerocultor percibe 1.085 euros frente a los 1.398 del auxiliar de Enfermería del Servicio Cántabro de Salud, que trabaja 220 horas menos anuales
  • Carlos Ateca: “Nadie quiere trabajar en este sector porque las condiciones laborales no invitan a ello”

11/05/2023.
Asamblea de dependencia

Asamblea de dependencia

La Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de Comisiones Obreras en Cantabria (CCOO) lo tiene claro: el próximo gobierno autonómico que resulte de la convocatoria electoral del 28 de mayo tiene que comenzar a trabajar muy seriamente en la equiparación salarial en la dependencia, ya que se trata de un servicio público prestado por entidades privadas.

La federación ha apuntado en rueda de prensa, con motivo de la asamblea en Cantabria para explicar el VIII Convenio de la Dependencia, firmado el pasado mes de marzo, que un gerocultor de una entidad privada recibe un salario de 1.085 euros frente a los 1.398 que percibe un auxiliar de Enfermería del Servicio Cántabro de Salud (SCS) que, además, trabaja 220 horas menos al año.

Carlos Ateca, secretario de Negociación Colectiva de la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO en Cantabria (FSS), que ha estado acompañado en la rueda de prensa por Jesús Cabrera, responsable del Área de Negociación Colectiva Privada y Sectores Sociosanitarios, y por Irene Álvarez, responsable de Salud Laboral, Medio Ambiente y Sectores Sociosanitarios, ambos de la FSS a nivel estatal, ha instado al Gobierno de Cantabria “a seguir la senda de los gobiernos autónomicos de Valencia y Baleares porque, de lo contrario, nos encontraremos con que no hay profesionales que quieran trabajar en el sector de la dependencia. Está demostrado que no es porque falten, en Cantabria hay 24 centros educativos que forman a este personal, sino que las condiciones laborales no invitan a ello y prefieren trabajar en otros sectores”.

De todos modos, Ateca ha subrayado que el Gobierno de Cantabria asume las subidas salariales de las personas que trabajan en este sector incrementando los precios públicos de los servicios, es decir, que las empresas no asumen el coste de los incrementos y que, además, desde el pasado 1 de mayo ha entrado en vigor una orden por la cual se modifica la orden de acreditación de centros.

“Se trata de un acuerdo entre el Instituto Cántabro de Servicios Sociales (ICASS), las patronales y los sindicatos con el objetivo de mejorar las cargas de trabajo del personal que trabaja en residencias. Se trata de conseguir que el tiempo que se dedica a casa residente pase de las 140 horas de atención diaria de la actualidad a 206. Hemos dado el primer paso para llegar a las 164, es decir que donde trabajaban 17 gerocultores ahora trabajan 20”.

Sobre el convenio, que en Cantabria afecta a 4.000 trabajadoras de residencias y a 2.000 de ayuda a domicilio, Jesús Cabrera ha subrayado que recoge subidas salariales del 4%, 2,5% y 2,5% para los años 2023, 2024 y 2025, con una cláusula de actualización salarial que se aplica en el caso de que la suma de los IPC reales anuales del mes de diciembre de cada uno de los citados años sea superior a los incrementos retributivos pactados, con un tope de hasta el 3%.

Además, hay una consolidación definitiva de las tablas salariales del año 2022 (con la subida del 6,5% sobre todos los conceptos salariales), una reducción de 8 horas del cómputo anual de la jornada en el año 2024 y de 12 horas en 2025, mejoras en la compensación en situaciones de incapacidad temporal por contingencias profesionales o la posibilidad de poder disfrutar los 4 días de libre disposición a lo largo del año.

“”Es un convenio que da estabilidad. Ahora lo que estamos haciendo es informar y dotar a la representación sindical de herramientas e instrumentos para que se cumpla”, ha concluido Cabrera.

Por su parte, Irene Álvarez Bonilla ha señalado que “ahora que tenemos convenio y una estabilidad salarial, es el momento de trabajar para que se evalúen los riesgos de este trabajo y porque se reconozcan como enfermedad profesional y como accidente de trabajo muchas de las lesiones que soportan las profesionales de este sector”. Además, ha resaltado que se está trabajando para impulsar una Estrategia Española de Cuidados.