Comisiones Obreras de Cantabria | 14 julio 2024.

CCOO es el primer sindicato de Cantabria. Por algo será.

  • El sindicato ha celebrado un encuentro en el que delegados y delegadas de distintos sectores han compartido sus historias de lucha sindical

17/10/2023.
Acto sindical en la Plaza de San Martín de la Mar

Acto sindical en la Plaza de San Martín de la Mar

“Las cosas siempre suceden por algo. Es por algo que damos nuestra confianza a quienes nos valoran, animan y defienden. Es por algo que reconocemos el valor en quienes dan el primer paso y se ponen al frente de las dificultades. Es por algo, también, que preferimos unirnos a quienes sabemos que no darán un paso atrás. Hoy, Comisiones Obreras es el primer sindicato de Cantabria. Por algo será”.

Estas fueron las primeras palabras de Rosa Mantecón, secretaria general de Comisiones Obreras de Cantabria, en el encuentro de delegados y delegadas celebrado este lunes, coincidiendo con la puesta en marcha de la campaña ‘Por algo será’.

Un acto celebrado en la Plaza de San Martín de la mar, en Santander, que como el sindicato, “es un espacio abierto, en el que todo el mundo recibe lo mismo”, señaló el periodista Fermín Mier, encargado de dirigir el encuentro.

Mantecón dedicó unas palabras de reconocimiento “a tantos delegados y delegadas de CCOO por su trabajo del día a día, por conseguir que tengamos más poder en la empresa y más poder sindical para continuar mejorando la vida de la gente”.

“Lo más importante de un sindicato es su gente y la capacidad de organizar a los trabajadores y trabajadoras”, pronunció Unai Sordo, secretario general de CCOO, que reconoció a los y las representantes sindicales que, desde la humildad, “luchan cotidianamente por los derechos de la clase trabajadora, que seguimos siendo el motor de la sociedad, un sujeto sociopolítico que se organiza para defender sus derechos”.

Sordo reivindicó “el orgullo de ser sindicalista de CCOO y nunca olvidar de dónde venimos, una organización importantísima en la lucha por las libertades y la democracia en este país, con la que se democratizaron los convenios colectivos, los servicios públicos”.

Este lunes, 16 de octubre, se cumplían ocho meses desde que la organización se situó como primer sindicato de Cantabria y en eso, como señaló la máxima responsable en Cantabria ante 300 delegados y delegadas, “tenéis mucho que ver, os lo tenemos que reconocer a vosotros y a vosotras”.

Por ello, ‘Por algo será’ es una campaña de reconocimiento y puesta en valor del activo sindical, de orgullo de pertenencia, “con la que queremos que más personas se afilien, se organicen y nos den poder porque sabemos que, donde está CCOO, hay mejores condiciones y mejores derechos”, reivindicó Mantecón.

Y para reconocer la labor de sus más de 1.300 delegados y delegadas, el sindicato contó con los testimonios de Ismael, Raquel, Diego, Arantxa, Patricia, María José y Delfi. Siete sindicalistas con siete historias de lucha sindical que en el día de ayer representaron la intensa acción sindical del activo más valioso de CCOO: su gente.

Ismael Zamanillo, delegado en la empresa GBB, del grupo Celsa, desde hace más de cuatro años, compartió su forma de vivir la huelga del metal en el año 2022, “que ha servido para demostrar que la industria de Cantabria está unida y vamos a luchar hasta el último momento porque no podemos perder derechos”. En esta empresa, el 90% de trabajadores están afiliados a CCOO y Zamanillo reafirmó que “sin unión, sin movilización, sin sindicato, no se consigue nada”.

Un testimonio en línea con el de Raquel Pérez, trabajadora de UTE Reinosa, que apeló a “la satisfacción de ser delegada, representar a tus compañeros y compañeras y seguir haciendo grande esta historia de unión y compañerismo”. Para Pérez, que ha vivido varios Expedientes de Regulación de Empleo, “una persona trabajadora está completamente desamparadas sin el respaldo de un sindicato, donde está CCOO hay protección”.

Diego García trabaja en la Universidad de Cantabria (UC), se afilió a CCOO “para ayudar a otras personas, al igual que me ayudaron a mi cuando lo necesité” y, desde hace cuatro años, es delegado de CCOO. El resto es historia y redoblar esfuerzos desde el sindicato para exigir mejoras con propuestas y movilizaciones para un sector en el que, como señaló García, “hay compañeros y compañeras que no llegan a fin de mes”.

“Con la perspectiva que da el tiempo, no me arrepiento de nada”, señaló Arantxa Varela, trabajadora del sector de telemarketing. Una de Las 9 de AON. Todas las revoluciones necesitan alguien que las lidere, y Varela y sus compañeras se organizaron porque veían que “el salario era inferior al resto, había muchos derechos que no se respetaban y nuestro comité lo formaban los mandos de la empresa”. Un despido, una readmisión y cinco años de lucha sindical después, son mayoritarias en el Comité de Empresa y mejoran día a día las condiciones de sus compañeras.

Patricia Herrero, delegada de CCOO en Correos, reconoció que en lo público no es oro todo lo que reluce: “Hay que pelear y luchar todo, día a día, y cuando algo no sale, te apoyas en tus compañeras y compañeros”. Destacó lo necesario que es un sindicato porque “todas las personas trabajadoras unidas somos un gran ejército para mejorar las cosas, porque eso que percibimos como salario, o las condiciones laborales, pueden y deben mejorar, hay que ser valientes”.

“Desde la seguridad que da el empleo público, tenemos que ser punta de lanza del resto de personas trabajadoras que puedan estar en situaciones parecidas, pero sin esa estabilidad”, asevera María José Barrio, presidenta del Comité de Empresa del Personal Laboral del Servicio Cántabro de Salud y delegada del Hospital Tres Mares, y testigo activa de la conversión de este hospital de concertado a público. Décadas de acción sindical, “siempre en equipo”, con un compromiso inquebrantable.

Delfi Junco es jubilada de Froxá y afirmó que “la gente en mejores condiciones es la que más se tiene que acordar de la gente vulnerable”. Lo conoce de buena tinta, la representación sindical de CCOO se puso al frente en los años 90 y Delfi, junto a otras de sus compañeras, salieron de la situación fraudulenta en la que estaban, “con mucha unión y mucha fuerza, se consiguieron muchísimos avances”.