Comisiones Obreras de Cantabria | 28 febrero 2024.

SERVICIOS A LA CIUDADANÍA

CCOO denuncia que el personal de extinción de incendios forestales carece de los Equipos de Protección Individual que establece la ley

  • La Sección Sindical en el Gobierno de Cantabria ha elevado su denuncia a la Inspección de Trabajo y ha subrayado que todo se solucionaría con un concurso que lleva dos años en tramitación
  • Renedo: “Se está produciendo un desmantelamiento del operativo que pone en serio riesgo a la región ya que hay muchos efectivos que no pueden realizar su trabajo por falta de protección”

23/01/2024.
Bomberos forestales apagando un incendio

Bomberos forestales apagando un incendio

La Sección Sindical de Comisiones Obreras (CCOO) en el Gobierno de Cantabria ha denunciado hoy en nota de prensa que el personal del operativo de extinción de incendios forestales de la Consejería de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca y Alimentación carece de los Equipos de Protección Individual (EPI) que establece la ley para el correcto desempeño de sus funciones.

Para la Sección Sindical es intolerable que desde hace más de un año la Consejería no reponga los EPIs al personal de la Dirección General de Montes que compone el operativo de extinción de incendios forestales en Cantabria, un total de 36 cuadrillas con seis bomberos forestales cada una de ellas más un encargado, en total más de 250 personas que dan cobertura a toda la comunidad en las 13 comarcas en las que está distribuida la organización del operativo.

“Es una temeridad que jueguen con la seguridad y la salud de los y las trabajadoras que velan para que no haya incendios en nuestra región y de extinguirlos en el caso de que se produzcan. Esta falta de EPIs está llevando al desmantelamiento del operativo ya que nos estamos encontrando a muchos bomberos que no pueden acudir a realizar las tareas de prevención en el nivel 1 y nivel 2 ni tampoco a apagar fuegos por falta de equipos”, ha subrayado Carmelo Renedo, coordinador de la sección autonómica de la Federación de Servicios a la Ciudadanía de CCOO en Cantabria.

La Sección Sindical ya ha puesto en conocimiento y denunciado en reiteradas ocasiones la situación, tanto al Servicio Central de Prevención de Riesgos Laborales de la Consejería de Presidencia como ante la Dirección General de Montes, sin obtener respuesta alguna y prolongando una situación insostenible que supone, además, una falta de consideración y de respeto hacia la plantilla.

“Todo es un caos y una desorganización descomunal pues tampoco podemos pasar por alto que tanto el puesto de técnico de Prevención de Riesgos encargado de velar por el cumplimiento de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales como el de la persona encargada de la evaluación de riesgos de los bomberos forestales se encuentra vacante desde hace más de un año”, ha criticado Renedo.

Para el coordinador del sector autonómico, “lo peor de todo es que la solución a este caos se solucionaría de una forma bien sencilla: acabando con la desastrosa gestión en la tramitación del pliego de condiciones para la adjudicación del acuerdo marco de suministro de vestuario de los operarios de montes, bomberos forestales y encargados de la Administración de Cantabria y que lleva casi dos años en tramitación y sigue, a día de hoy, sin estar resuelto”.

DENUNCIA A INSPECCIÓN DE TRABAJO

Por todo ello, la Sección Sindical de CCOO en el Ejecutivo cántabro ha elevado su denuncia ante Inspección de Trabajo para que haga su correspondiente informe y obligue a la Consejería a dotar a todo el personal de la ropa de trabajo establecida en el VIII Convenio Colectivo de Personal Laboral del Gobierno de Cantabria o que, en caso de que no sea así, paralice la actividad para preservar la seguridad de los operarios.

“Este caos y esta desorganización no puede prolongarse durante más tiempo porque se está poniendo en riesgo a los y las compañeras que se enfrentan al fuego y arriesgan su propia vida sin contar con la protección establecida por la ley y que, además, no pueden realizar con eficacia su trabajo. Lo importante es preservar la seguridad de los y las operarias y esto tiene como fatales consecuencias porque, por ejemplo, es imposible atajar que el número de hectáreas quemadas se aumente al no poder trabajar con seguridad sobre el fuego”, ha añadido Carmelo Renedo.