Comisiones Obreras de Cantabria | 28 febrero 2024.

HÁBITAT

CCOO vuelve a exigir más medios para garantizar la seguridad en el transporte ferroviario tras la muerte de un joven en Boo de Piélagos

  • El sector de la Seguridad Privada del sindicato ha recordado que el pasado verano ya alertó de la creciente inseguridad y del aumento de las agresiones que se estaban produciendo
  • Jesús Rodríguez: “Elaboramos y presentamos un documento que recogía una serie de medidas de sentido común y de coste asumible para mejorar la seguridad que fueron totalmente ignoradas”

08/02/2024.
Estación de tren en Santander

Estación de tren en Santander

La Federación de Hábitat de Comisiones Obreras de Cantabria (CCOO) ha vuelto a reclamar y a exigir más medios materiales y humanos, es decir, más personal de vigilancia, para garantizar la seguridad en el transporte ferroviario tras la muerte de un joven de 21 años en el apeadero de Boo de Piélagos tras recibir una brutal paliza.

El sector de la seguridad privada de esta federación ha insistido en que la muerte del joven ha vuelto a poner sobre la mesa la creciente inseguridad en las estaciones y trayectos ferroviarios, un hecho que la representación sindical de CCOO ya puso de manifiesto el pasado verano cuando denunció públicamente el incremento creciente de las agresiones a los vigilantes de seguridad que trabajan a diario en las infraestructuras de Renfe.

Una denuncia que propició que los responsables de Renfe y Prosegur aceptaran reunirse con CCOO en la Delegación del Gobierno para abordar un tema que no tuvo más recorrido. Al respecto, Jesús Rodríguez, responsable de Comunicación del sector de la seguridad privada de la Federación de Hábitat de CCOO en Cantabria, ha señalado que “como no se hizo nada más, creemos que la reunión se produjo más por acallar el impacto mediático de aquella noticia que por la seguridad real de vigilantes y ciudadanía usuaria del servicio de trenes. Hubo muy buena disposición por parte de la entonces delegada, Ainoa Quiñones, pero al final las palabras se las llevó el viento y no se consumaron en hechos”.

De ahí que la Federación de Hábitat, ante el terrible suceso de hace unos días, vuelva a cargarse de razones para reclamar más medios y personal de seguridad en las infraestructuras ferroviarias y afee los argumentos del responsable de seguridad de Renfe, Rafael Arroyo, quien se desplazó a Cantabria para dicha reunión y señaló que, con independencia de los incidentes sucedidos en varias estaciones y puntos conflictivos de las líneas ferroviarias, el número de viajeros en Cantabria no justificaba un mayor gasto en seguridad más allá de algunas leves medidas cosméticas de poca o ninguna eficacia.

“El tiempo y el último suceso, que ha sido el más grave y la gota que ha colmado el vaso pero que no ha sido el único, nos da la razón. Ya entonces presentamos a Renfe y a Prosegur, que era la adjudicataria del servicio en ese momento, un documento que recogía una serie de medidas de sentido común y con un coste asumible para mejorar la seguridad de todos y todas, y que Rafael Arroyo se negó a recoger”, ha criticado Jesús Rodríguez.

El punto más importante de dichas medidas era la necesidad de patrullar en binomios y nunca en solitario y, si no era posible en todos los casos, como sería deseable, al menos en determinados momentos y estaciones puntuales, cuando era previsible un aumento de la conflictividad.

“Ninguna de las medidas propuestas se ha implementado con efectividad a día de hoy y la nueva adjudicataria del servicio de seguridad, la UTE I-Sec Spain Aviation–Alerta y Soluciones de Seguridad SL, que vino a reemplazar a Prosegur, ha comenzado con evidentes deficiencias en el equipamiento y en la subrogación del personal y, al menos de momento, no parece que vaya a mejorar en nada a su predecesora”, ha criticado el responsable de comunicación del sector de la seguridad privada en CCOO de Cantabria.