Comisiones Obreras de Cantabria | 14 julio 2024.

HÁBITAT

La plantilla del servicio de recogida de basuras de la Mancomunidad El Brusco secunda al completo la primera jornada de huelga indefinida

  • La Federación de Hábitat de CCOO en Cantabria ha señalado que Urbaser no quiere actualizar los salarios de las 13 personas que hacen el servicio ni negociar un nuevo convenio
  • Jesús de Cos: “Los ayuntamientos y la empresa están enrocados en reclamaciones e incumplimientos que nada tienen que ver con la plantilla, que sólo exige incrementos salariales acordes al IPC”

08/07/2024.
Trabajadores de la empresa en el primer día de huelga

Trabajadores de la empresa en el primer día de huelga

La primera jornada de la huelga indefinida convocada en el servicio de recogida de basuras de la Mancomunidad El Brusco (Argoños, Bareyo, Arnuero, Escalante, Liérganes y Ribamontán al Monte) ha tenido un seguimiento del 100% de la plantilla.

La Federación de Hábitat de Comisiones Obreras en Cantabria (CCOO) se ha visto abocada a convocar la movilización ante la cerrazón de la empresa adjudicataria del servicio, Urbaser, que se niega a negociar unos incrementos salariales acordes al IPC (Índice de Precios al Consumo) y firmar un nuevo convenio colectivo, caducado desde el 31 de diciembre de 2021.

“Urbaser se niega a actualizar los salarios hasta el año 2026 y eso está claro que no lo vamos a permitir. Los 13 operarios del servicio no van a ser los paganos de una nefasta gestión empresarial. No vamos a permitir que estas 13 personas sigan perdiendo poder adquisitivo”, ha apuntado Jesús de Cos, secretario general de la Federación de Hábitat de CCOO en Cantabria.

La federación ha apuntado que el principal problema es que Urbaser pretende que la Mancomunidad incremente la cuantía por la que se adjudicó el servicio en el año 2016 y que el desacuerdo entre los ayuntamientos y la empresa concesionaria la están pagando los trabajadores.

“Hemos convocado la huelga porque no van a ser los trabajadores del servicio quiénes paguen el pato de una maraña de intereses entre Mancomunidad y concesionaria del servicio. Ayuntamientos y Urbaser están enrocados en idas y venidas, en reclamaciones e incumplimientos que nada tienen que ver con la plantilla, que sólo quiere tener un salario acorde al coste de la vida actual”, ha insistido De Cos.