Comisiones Obreras de Cantabria | 14 julio 2024.

HÁBITAT

Continúa la huelga indefinida del servicio de recogida de basuras de la Mancomunidad El Brusco con un seguimiento del 100%

  • La Federación de Hábitat de CCOO en Cantabria ha subrayado que la mala relación entre la empresa y los Ayuntamientos de la Mancomunidad hacen muy difícil la posibilidad de acuerdo
  • Jesús de Cos: “La plantilla está al margen de las desavenencias y lo único que exige es un incremento salarial y acabar con la congelación que sufren desde hace años”

09/07/2024.
Segunda jornada de huelga

Segunda jornada de huelga

El 100% de la plantilla, compuesta por un total de 13 personas, ha vuelto a secundar por segundo día consecutivo la huelga convocada por la Federación de Hábitat de Comisiones Obreras en Cantabria (CCOO) en el servicio de recogida de basuras de la Mancomunidad El Brusco, de la que forman parte los ayuntamientos de Argoños, Bareyo, Arnuero, Escalante, Liérganes y Ribamontán al Monte.

La Federación de Hábitat de CCOO en Cantabria ha lamentado hoy el intento, a su juicio fraudulento, de algunos ayuntamientos de contratar a personal externo para que, de manera autónoma, recojan la basura y los residuos, boicoteando, así, el derecho a la huelga de los trabajadores.

“Estamos vigilando concienzudamente y contenedor por contenedor para que no se vulnere nuestro derecho a la huelga. No vamos a consentir que ninguno de los ayuntamientos afectados chafe nuestra reivindicación, que es muy justa porque lo que pide la plantilla es una actualización de sus salarios, y no permitiremos que se contrate a gente para realizar el servicio”, ha advertido Jesús de Cos, secretario general de la Federación de Hábitat de CCOO en Cantabria.

Cos ha subrayado que la mala relación entre la empresa y los ayuntamientos que conforman la Mancomunidad está haciendo muy difícil que se llegue a un acuerdo pero ha recordado que la plantilla está al margen de estas desavenencias y que lo único que exige es un incremento salarial para poner fin a la congelación que sufren desde hace años.

“Empresa y Mancomunidad tienen rotas las relaciones y es muy complicado negociar. No nos hemos sentado para nada, ni siquiera para negociar los servicios mínimos, porque ellos no quieren hacerlo. Así difícilmente se va a poder llegar a un acuerdo”, ha lamentado De Cos.