La mayoría sindical en B/S/H someterá a referéndum el preacuerdo de convenio ya alcanzado y que ha tenido el rechazo de CCOO y Asieco-USO

  • Los representantes sindicales de CCOO han roto las negociaciones y siguen sin estar de acuerdo con una propuesta que no garantiza la estabilidad en el empleo
  • En la jornada de ayer martes se celebraron asambleas informativas para informar a los y las trabajadoras de la situación actual de la negociación

11/12/2019.
Planta de BSH en Santander

Planta de BSH en Santander

Lo llevarán a referéndum de toda la plantilla de trabajadores y trabajadoras de BSH mañana jueves, 12 de diciembre. Es la decisión que han tomado los representantes de Comisiones Obreras (CCOO) en la factoría, con el respaldo de Asieco-USO, ante la decisión de la principal central sindical de dar el visto bueno a un preacuerdo para el nuevo convenio colectivo que, a juicio de Diego Aja, delegado sindical por CCOO, no garantiza la estabilidad en el empleo.

Tras romperse las negociaciones de la mesa al no ratificar el citado preacuerdo, CCOO y Asieco-USO celebraron ayer martes, 10 de diciembre, diferentes asambleas informativas para poner al día a sus afiliados de las circunstancias por las que han rechazado la propuesta de la empresa y anunciarles que someterán el jueves a referéndum de toda la plantilla la decisión de si adherirse o no a un preacuerdo que, insisten, no cumple con las expectativas deseadas si se tiene en cuenta el “momento de estabilidad” que disfruta la factoría en Santander, tal y como se reconoció en el comité europeo celebrado el pasado mes de octubre.

La última propuesta de la representación social de la empresa fue rechazada por la empresa que, a cambio, propuso aumentar el incremento salarial ya pactado un 0,05% más, “una cifra a todas luces irrisoria”, ha apuntado Diego Aja, que ha resaltado que desde CCOO se ha pedido en todo momento que se garantice el empleo, que el Plus Tóxico Penoso Peligroso no tenga una doble escala salarial y que la prima de producción al 120 garantice que las actividades por debajo de esa cifra no sean motivo de sanción.

Para Aja, “no es de recibo que la empresa no haya querido convocar la mesa negociadora sino que nos ha dado la respuesta a nuestra propuesta a través del correo electrónico, por lo que nos hemos visto obligados a no firmar el preacuerdo porque la base de nuestro trabajo está en el diálogo y la negociación y la empresa no lo ha respetado con esta actitud”.

De ahí que ayer se celebraran asambleas de trabajadores para poner al día de la situación a la plantilla y que mañana jueves se lleve a referéndum la firma o no del acuerdo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.