Reconocimiento de categoría y 20 minutos de descanso, las batallas ganadas de Ángel Salmón

    02/01/2020.
    Ángel Salmón

    Ángel Salmón

    Injusticia social. Son las dos palabras que más repite Ángel Salmón, auxiliar de servicio en la planta de Bridgestone de Puente San Miguel y delegado de CCOO por Ilunion.

    Una injusticia social que para él siempre se ceba con los que menos tienen, con los más débiles. De ahí que hace tres años y medio decidiera dar un paso al frente y postularse como delegado de CCOO, sindicato al que lleva afiliado varios años, en Ilunion, empresa en la que anteriormente realizaba funciones de vigilante de seguridad y en la actualidad como auxiliar de servicio.

    “Tenemos que luchar para mejorar las condiciones laborales que tenemos, que dejan mucho que desear y son bastantes deficitarias. Si los propios trabajadores no unimos nuestras fuerzas, difícilmente conseguiremos que nos escuchen y nunca conseguiremos que se respeten nuestros derechos, al menos los que están recogidos en el convenio, que es lo que se pactó y que no debieran ser objeto de discusión. Lamentablemente, muchas veces se ignoran y ahí tenemos que estar los sindicatos para hacernos oír” subraya Salmón.

    Comenta orgulloso, y no es para menos, alguno de los éxitos conseguidos desde que fue elegido delegado sindical. Así, relata que tras muchas idas y venidas con las empresa por fin han conseguido que se les reconozca los 20 minutos de descanso que les corresponde, lo que se conoce como ‘el tiempo de bocadillo’ o el reconocimiento de la categoría correcta, pues los auxiliares de servicio estaban incluidos en una categoría inferior a la que les correspondía teniendo en cuenta las tareas reales que realizaban.

    Salmón reconoce que está “contento”, que su lucha ha dado sus frutos y que por fin se ha conseguido que se reconozca lo que está fijado en el convenio. “De ahí la importancia de la tarea sindical, de los delegados sindicales y del sindicato en sí”, dice, “es la única forma de no ceder en derechos y poder reclamar lo que legítimamente nos corresponde. La existencia de los sindicatos es fundamental porque sin ellos los derechos de los trabajadores iban a sufrir una merma importante. Si con la mediación de los sindicatos ya tenemos dificultades, imagínate si no tuviéramos ese apoyo sindical, sería un desastre y una injusticia aún mayor”, asegura este auxiliar de servicio que antes trabajó en banca.

    Tras una época de relativa calma laboral y con la satisfacción del trabajo sindical bien hecho, Salmón dice que su tarea como delegado nunca acaba, siempre está al servicio de sus compañeros. Ahora centra su objetivo en la negociación del nuevo convenio, el actual está próximo a vencer, y asegura que no cejará en su empeño de seguir avanzando en conseguir más derechos para los y las trabajadoras, introducir nuevas mejoras que repercutan en calidad laboral y vital.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.